AMOR Y CONSCIENCIA

Vive el momento presente, ama y se consciente

Experiencias personales
Proyecto Aletheia
Proximo Concierto Adama
Bibliografía y resúmenes
Películas
Ley de la atracción
Claves y conceptos para ser feliz y conseguir el bienestar personal
Yoga
Música
Vídeos
Links
Meditaciones colectivas
Cuentos
Bruno Groening
Curso Desarrollo Personal del Dr. Pedro Castejón
Enseñanzas de Manuel Córdoba

CUENTOS

El objetivo de esta sección de la web, es la recopilación de cuentos con mensaje espiritual, pues de esta forma es más fácil enseñar a los niños, los grandes mensajes que le ayudarán a albergar los valores que la sociedad necesita y sobre todo a que sean, niños llenos de amor, libertad y humildad.

 

1ª Entrega (596 img y vid)
2ª Entrega (350 img y vid)
3ª Entrega (153 img y vid)
4ª Entrega (2078 img y vid)
5ª Entrega (1524 img y vid)
6ª Entrega (3111img)
7ª Entrega (334 videos)
8ª Entrega (681 img)
9ª Entrega (110 vid)
     

 

Cuento. "El maestro y el discípulo"



Un Maestro dejó a uno de sus discípulos un arrozal para que lo cuidara durante tres años. Cuando el primer año llegó a su término, el Maestro fue a ver el campo y la cosecha había sido muy buena, puesto que el discípulo había provisto a la tierra del agua que necesitaba. Transcurrió otro año, y resultó que la cosecha fue más abundante que la anterior, puesto que el joven había abonado convenientemente el campo. Cuando el tercer año finalizó, el Maestro se dirigió al arrozal para ver los resultados obtenidos. Pero resulta que el discípulo, entusiasmado con lo producido en el año anterior, abonó demasiado la tierra que dio muchísimo arroz pero tan pequeño y frágil que no servía para comerciar con él. En realidad, fue una cosecha inútil, y el trabajo realizado no dio ningún fruto.

Entonces el Maestro dijo a su discípulo:

"Así pasa con las personas. Fortaleces a alguien cuando le ayudas un poco. Pero si le ayudas demasiado, lo debilitas. "




LAS TRES REJAS



Un joven discípulo de un filósofo sabio llega a casa de éste y le dice:

-Escucha, maestro. Un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia...

-¡Espera! –lo interrumpe el filósofo- ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?

-¿Las tres rejas?

-Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?

-No. Lo oí comentar a unos vecinos.

-Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme ¿es bueno para alguién?

-No, en realidad, no. Al contrario...

-¡Ah, vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?

-A decir verdad, no.

-Entonces –dijo el sabio sonriendo- si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, olvidemoslo

 

Te hice a ti

Era un día lluvioso y gris. De pronto, me encontré a una niña apenas cubierta con un vestido todo roto, tiritando de hambre y de frío. Me encolericé y le reclamé a Dios: 
"¿Cómo es posible Señor, que habiendo tanta gente que vive en la riqueza, permitas que esta niña sufra hambre y frío? ¿Cómo es posible que te quedes ahí tan tranquilo, indiferente ante tanta injusticia, sin hacer nada?“... 
Después de un largo silencio, sentí la voz de Dios que me contestaba: “ ¡Claro que he hecho algo! ¡TE HICE A TÍ! "

Un mar de fueguitos... ( Eduardo Galeano )

 


Sobre las preocupaciones

"El árbol de los problemas" • Cuentos Espirituales

Tener cuidado con lo que se dice y escuchamos

La Ranita Sorda..."Cuentos Espirituales"

Vivir realmente

EL BUSCADOR DE JORGE BUCAY

 

Dos ranas en aprietos.

Cuento de Paramahansa Yogananda

En cierta ocasión una corpulenta rana y una vivaracha ranita, saltaban juntas hasta que tuvieron la desgracia de caer dentro de un balde de leche fresca. Estuvieron nadando horas y horas con la esperanza de salir de alguna manera, pero las paredes del balde eran empinadas y resbaladizas, por lo cual la muerte parecía inminente.

Cuando ya la rana grande estaba completamente agotada, perdió el valor. No había esperanza alguna de salvación. "Poque seguir luchando contra lo inevitable? Ya no puedo nadar mas", se lamentó ."i Sigue, sigue, no te detengas!", le dijo la ranita que seguía dando vueltas y vueltas alrededor del balde; y así continuaron nadando por un tiempo. Pero la rana grande decidió que ya no valía la pena persistir. "Hermanita, mas vale que nos demos por vencidas", murmurò la rana grande, "Voy a abandonar la lucha."

Así pues, la ranita quedo sola y pensando: "Si abandono la batalla significa entregarme a la muerte, yo seguiré nadando". Dos horas mas transcurrieron y las pequeñas y delgadas patitas de la decidida ranita estaban casi paralizadas por el agotamiento, y parecía que no podrían moverse un minuto mas. Pero luego reflexiono en su amiga ya muerta y se dijo: "Abandonar la lucha significa la una muerte. Segura, así que seguiré petaleando hasta que muera - si la muerte ha de llegar - pero no abandonare mis esfuerzos, 'i mientras hay vida hay esperanza!'.

Plena de determinación, la ranita siguio nadando en círculos, una y otra vez, dentro del balde, agitando la leche en pequeñas olas. Después de un rato, cuando ya se sentía completamente agotada y creía que estaba a punto de ahogarse, repentinamente sintió algo sólido bajo sus pies. Con gran sorpresa advirtió que estaba descasando sobre un trozo de mantequilla que se había formado al batir la leche con su incesante pataleo.Y así, la exitosa ranita salto fuera del balde de leche hacia la libertad.

 

Nosotros somos responsables de todo lo que sucede. Libre albedrio

ACTUAR DE DIOS
Un hombre se hallaba en el tejado de su casa
durante unas inundaciones y el agua le llegaba
a los pies.
Poco después, pasó un individuo remando en
una canoa y le gritó:
- "¡Oiga! ¿Quiere que le lleve a un sitio más
alto?".
- "No, gracias - replicó el hombre -. Tengo fe en
el Señor y Él me salvará".
Pasó el tiempo, y el agua le llegaba al hombre
hasta la cintura. Entonces pasó por allí una
lancha de motor.
- "¿Quiere que le lleve a un sitio más alto?" -
gritó el que la llevaba.
- "No, gracias - respondió el hombre -. Tengo fe
en el Señor y Él me salvará".
Más tarde, cuando el nivel del agua le llegaba
hasta al cuello del individuo, llegó un helicóptero.
- "¡Cójase a la cuerda - gritó el piloto -. Yo le
subiré".
- "No, gracias - dijo el hombre por tercera vez -.
Tengo fe en el Señor y Él me salvará".
Desconcertado, el piloto dejó a aquel hombre en
el tejado, casi cubierto por las aguas. Después
de haber pasado horas allí, el pobre hombre no
pudo resistir más, se ahogó y fue a recibir su
recompensa.
Mientras aguardaba en las puertas del Paraíso,
se halló frente al Creador y se quejó de lo ocurrido:
- "Señor - le dijo -, yo tenía total fe en que Tú me
salvarías y me abandonaste. ¿Por qué?"
A lo cual le replicó el Señor:
- "¿Qué más quieres? ¡Te mandé dos lanchas y
un helicóptero".

 

La ayuda de Dios

Era un día lluvioso y gris. De pronto, me encontré a una niña apenas cubierta con un vestido todo roto, tiritando de hambre y de frío. Me encolericé y le reclamé a Dios: 
"¿Cómo es posible Señor, que habiendo tanta gente que vive en la riqueza, permitas que esta niña sufra hambre y frío? ¿Cómo es posible que te quedes ahí tan tranquilo, indiferente ante tanta injusticia, sin hacer nada?“... 
Después de un largo silencio, sentí la voz de Dios que me contestaba: “ ¡Claro que he hecho algo! ¡TE HICE A TÍ! "

Autor: Anthony de Mello 

 

Dios siempre ayuda, aunque no sea como queremos

La Ayuda de Dios en el Desierto

Un hombre se perdió en el desierto. Y más tarde, refiriendo su experiencia a sus amigos, les contó cómo, absolutamente desesperado, se había puesto de rodillas y había implorado la ayuda de Dios. 
"¿Y respondió Dios tu plegaria?", le preguntaron. 
"¡ Oh, no! Antes de que pudiera hacerlo, apareció un explorador y me indicó el camino" 
Autor: Anthony de Mello 



 

Asumir tus responsabilidades

Ata a tu Camello

Un discípulo llegó a lomos de su camello ante la tienda de su maestro sufí. Desmontó, entró en la tienda, hizo una profunda reverencia y dijo "tengo tan gran confianza en Dios que he dejado suelto a mi camello ahí afuera, porque estoy convencido de que Dios protege los intereses de los que le aman". 
"Pues sal fuera y ata tu camello estúpido!" le dijo el maestro. "Dios no puede ocuparse de hacer en tu lugar lo que eres perfectamente capaz de hacer por ti mismo." 
Autor: Anthony de Mello 




Agradecimiento

Cuento De Facundo Cabral

Dios tomó forma de mendigo y bajó al pueblo, buscó la casa del zapatero y le dijo: Hermano, soy muy pobre, no tengo una sola moneda en la bolsa y éstas son mis únicas sandalias, están rotas, si tu me haces el favor. El zapatero le dijo, estoy cansado de que todos vengan a pedir y nadie a dar. El Señor le dijo, yo puedo darte lo que tú necesitas. El zapatero desconfiado viendo un mendigo le preguntó. ¿Tú podrías darme el millón de dólares que necesito para ser feliz? El Señor le dijo: yo puedo darte diez veces más que eso, pero a cambio de algo. El zapatero preguntó ¿ a cambió de qué? A cambio de tus piernas. El zapatero respondió para qué quiero diez millones de dólares si no puedo caminar. Entonces el Señor le dijo, bueno, puedo darte cien millones de dólares a cambio de tus brazos. El zapatero respondió ¿para qué quiero yo cien millones de dólares si ni siquiera puedo comer solo? Entonces el Señor le dijo, bueno, puedo darte mil millones de dólares a cambio de tus ojos. El zapatero pensó poco ¿para qué quiero mil millones de dólares si no voy a poder ver a mi mujer, a mis hijos, a mis amigos? Entonces el Señor le dijo: ¡ Ah, hermano! Qué fortuna tienes y no te das cuenta. 

 

Tres maravillosas respuestas

Leon Tolstoi

 

Dios

Einstein

Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta. 
-¿Dios creó todo lo que existe? 

Un estudiante contestó valiente: 
-Sí, lo hizo. 
-¿Dios creó todo? 
-Sí señor, -respondió el joven. 

El profesor contestó, 
-Si Dios creó todo, entonces Dios hizo el mal, pues el mal existe y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo. 

El estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe cristiana era un mito. Otro estudiante levantó su mano y dijo: 
-¿Puedo hacer una pregunta, profesor?. 
-Por supuesto, -respondió el profesor. 

El joven se puso de pie y preguntó: 
-¿Profesor, existe el frío?, 
-¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío?. 

El muchacho respondió: 
-De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en realidad es ausencia de calor. “Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor”. Y, ¿existe la oscuridad? -continuó el estudiante. 

El profesor respondió: 
-Por supuesto. 

El estudiante contestó: 
-Nuevamente se equivoca, señor, la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz. ¿Cómo puede saber cuan oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente. 

Finalmente, el joven preguntó al profesor: 
-Señor, ¿existe el mal?. 

El profesor respondió: 
-Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio, vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal. 

A lo que el estudiante respondió: 
-El mal no existe, señor, o al menos no existe por si mismo. El mal es simplemente la ausencia de Dios, es, al igual que los casos anteriores un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios. Dios no creó el mal. No es como la fe o el amor, que existen como existen el calor y la luz. El mal es el resultado de que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones. Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz. 

Entonces el profesor, después de asentar con la cabeza, se quedó callado. 

El nombre del joven era Albert Einstein. 

 

FRAGMENTO DE LA ULTIMA CARTA DE EINSTEIN A SU HIJA

Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo. Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.
Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el amor.
Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas.
El amor es luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El amor es Dios, y Dios es amor.
Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.
Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E= mc2 aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.
Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiese que en él habita, el amor es la única y la última respuesta.
Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.
Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quintaesencia de la vida.
Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta.
Tu padre. ( Albert Einstein)

 

 

6 cuentos cortos de Anthony de Mello (hacer click)

1.- Los muros que nos aprisionan

2.- Nuestros enemigos

3.- Los defectos

4.- El poder del miedo

5.- Felicidad

6.- Diógenes

 

 

Algunos enlaces de cuentos:

http://www.centroelim.org/espiritualidad-cuentos-para-aprender/

http://www.cuentosespirituales.com

http://www.oocities.org/el_rincon_de_nora/rincon.htm

http://personales.mundivia.es/llera/cuentos/cuentos.htm

http://www.milcuentos.com

http://www.leemeuncuento.com.ar/

http://www.espacioebook.com/

 

 

José Antonio Martínez García

josea.martinez11@hotmail.es